Pastelitos de manzana

En esto de la cocina , o más precisamente, en esto de los blogs más o menos de cocina suele pasar que las recetas aparecen en ciento y un blos o más. Por ejemplo esta de hoy la vi en L’exquisit de lo mejorcito que se puede ver por ahí, un blog altamente recomendable, cargado de recetas originales de cosecha propia o no, como en este caso porque ella también lo vió en otra parte, lo que no la hace menos interesante. Yo los he llamado pastelitos de manzana ella, más poética, (eso va a días) las llama nubes de manzana.

Marchando los pastelitos/nubes de manzana, una receta digna de incluirse en la sección “repostería para tontos”.

Para hacerla se pueden usar, esas manzanas que hace días que rondan por la cocina sin encontrar su destino y que empiezan a acusar el paso del tiempo, esas son las mejores. Con tres medianas tienes más que suficiente.

Azúcar glas para espolvorear, lo pongo primero porque es de esas cosas que al final resulta que no tengo.

1 sobre de vainilla azucarada (si quieres ir a lo facil) también puedes usar vainilla natural, pero como estamos hablando de un postre de esos “de aquí te pillo aquí te mato” lo podemos dejar en el sobrecito.

2 huevos.

260 gr. de harina

medio sobre de levadura (viene a ser 8 gramos)

80 gr. de azúcar y

100 gramos de margarina. (mejor que la mantequilla lo digo porque lo he probado con las dos)

Difícil, difícil, vamos que sino eres un experto mejor déjalo.

Se empieza pelando las manzanas y cortándolas a trocitos, si eres lento mejor rocíalo con un poco de limón para que no oscurezcan, pero en realidad no hace falta:

Batir los huevos con el azúcar y la vainilla hasta que blanquee.

añadir la margarina y después la harina (siempre mejor tamizada) y la levadura.

Se añaden las manzanas

Sobre papel de horno se forman pequeñas montañas de masa

Al horno 200 grados, 10 minutos.

Se dejan enfriar sobre una rejilla y cuando están COMPLETAMENTE FRÍAS se espolvorean con azúcar glas.

Ojo! este postre no es de esos que puedes hacer para una semana porque al cabo de un par de días la masa ha absorbido el azúcar glas y ha perdido gran parte de su gracia y textura. Así que lo mejor es cocinar y comer.

2 Comments

  1. Estrella says:

    De blog a blog y tiro porque me toca.
    Petonets

  2. Roser says:

    Diossssss… me lo apunto… y puede que acaben en my blog!! 😉

Comments are closed.