Lourdes

Esta fotografía podría haberla tomado en cualquier calle de las muchas poblaciones turísticas costeras de España o de cualquier otro lugar del mundo. El aspecto siempre el mismo, solo cambian los artículos a la venta, lo que en unos lugares son reproducciones de la Torre Eifel, en la Rambla son “Sagradas Familias” y, inexplicablemente, sombreros mejicanos. En este caso los artículos tenían características propias aquí no se vendían muñecas vestidas de flamenca, vendían muñecas, sí,  pero vestidas de monja.  Las estanterías de estas tiendas están llenas de imágenes religiosas, made in china en su mayoría, cirios, garrafas de plástico, y botellas que imitan la forma de la Virgen de Lourdes. Sin olvidar, claro está,  un sin fin de complementos entre los que destacan las cintas azules y las medallitas.

Todo el mundo tiene o debiera tener el derecho a ganarse la vida como mejor le parezca  pero visto desde  la distancia y sin ánimo de ofender, la verdad es que todo este montaje resulta como poco chocante cuando lo que lo motiva es a partes iguales, el dolor y  la esperanza.

Antes de visitar Lourdes habíamos estado en la zona de Gavarnie, Pont d’Espagne, y Vall d’aZou, es decir  vimos nacer el agua que abastece el Gave de Pau cuyas aguas de alguna manera son el origen del mito, el milagro o la leyenda, eso allá cada cual.

¿Porque unos metros antes o después del santuario esas aguas son solo agua, pero allí, según dicen, adquieren propiedades excepcionales?

La explicación es más o menos sencilla, allí se produce el milagro ni unos metros más arriba ni unos metros más abajo y es entonces cuando se entra en, nunca mejor dicho, las turbulentas aguas de la fe. ( Creencia en algo sin necesidad de que haya sido confirmado por la experiencia o la razón, o demostrado por la ciencia).

Cuando nací, yo como todos los españolitos de a pie de aquella época, me bautizaron, a los ocho hice la comunión. En las odiosas clases de “labores” escuchaba de labios de alguna monja las siempre truculentas vidas de mártires y santos.  En Mayo flores para María,  que madre y reina es…. algun rosario, siempre en el colegio, alguna misa, también en el colegio. Hasta que un día todo eso fue a parar a una caja con los libros de geografía y matemáticas.

Salvo en mi familia y en mi misma no tengo fe en nada y es desde esa falta de fe que no de respeto como quiero hablaros de Lourdes.

La fe, dicen, mueve montañas. Eso nunca lo pondré en duda

Por supuesto que la fe mueve montañas y también personas  aunque sea a base de bombas, en cualquier de las muchas guerras que  invocando a una divinidad sea cual fuera, la fe ha arrasado ciudades, campos y ha hecho huir o morir a miles y miles de personas.

La fe, lo puede todo, dicen.

En los expendedores de vasos, botellas y garrafas situados cerca de las fuentes bajo la basílica de Lourdes ya lo advierten “sin fe esta agua no sirve para nada” (no apunté el texto exacto pero era más o menos este).

A mi regreso a Barcelona consulté la web de Lourdes, buscaba las curaciones milagrosas reconocidas oficialmente por la Iglesia. Desde 1875 hasta 2005 son un total de 64, si no me he equivocado al contarlas. Como no soy médico ni conocí a ninguna de esas personas no lo voy a poner en cuestión, es más por lo que a mi respecta estaría encantada  de que fueran verdad porque me parece muy bonito que rezando se te pueda curar un sarcoma, un hemiplejia o cualquier ora enfermedad sin necesidad de intervenciones, quimioterapia ni nada de todo eso.  Pero mientras tomaba algunas fotos del templo a mi lado se formaba la cola de enfermos que esperaban para iniciar la procesión diaria en la explanada frente a la basílica. Entre ellos vi un joven en silla de ruedas, no sé lo que tenía pero digamos que en un breve instante de su incipiente vida la genética le jugó una una mala pasada. Él no podía saber porqué estaba allí ni tan siquiera donde estaba, sus padres sí, estaban a su lado con sus linternas encendidas esperando, esperando  que la “divina providencia” hiciese lo que no hizo en su momento. Supongo que más que una curación lo que buscaban era consuelo o seguir alentando una esperanza, un sueño que les sacase de su pesadilla.

Conozco en pareja en su misma situación, ellos han pasado del sueño a la pesadilla y de nuevo al sueño, durante han visto atisbos de esperanza que una y otra vez han acabado en frustación. Hasta que un día sin intercesión divina dejaron la esperanza a un lado y simplemente se centraron en vivir con “eso” y entonces se dieron cuenta de lo mucho que amaban a ese hijo “diferente”  porque hasta aquel momento la esperanza, los sueños y las pesadillas habían ocupado todo su tiempo.

Los padres de aquel muchacho y su fe  y su esperanza y sus sueños volverán a casa con las fotos de ese momento inolvidable, unas medallitas, alguna cinta azul, y unas garrafas de agua que tendrán que facturar porque el agua ya sea o no milagrosa, no puede viajar en el equipaje de mano.

18 Comments

  1. Si, es todo un espectáculo el que está montado en torno a la fe…y lo dejo para que no regañen!!!
    Buen BN, una perspectiva muy atrayente,sujeto bien clarito y bien presentado.
    En Japón hay algo parecido, tiran unas monedas en una caja, dan un aplauso y rezan algo.Allí las religiones se autofinancian en su totalidad..estos japoneses son gente rarita!!!Seguro que se condenan!!!
    Saluditos.

  2. La questió de la fé es molt personal, al igual que les creencias. El pare Altisent (a.c.s) monjo de Poblet a qui vaig tenir el gust de coneixer, en va dir, mira quan marxis d’aquest mont, creguis o no per si de cas, emportat una muda.
    Jaume.

  3. Esta, en BN, tiene un aire melancólico magnifico!
    Siempre me sorprende como al fé puede llegar a convertirse en semejante despliegue de merchandising, pero… en el fondo creo que me da un poco de envida, hay momentos en los que viene muy bien poder pedir ayuda "externa", lo malo, es que hay que creer en ello…

  4. parlar de religions (i poso el plural) és superior a mi, ni de petita tenia fe,i quan veus les riqueses acumulades i els danys i barbaritats que al llarg de l’historia s’han comés en nom de qualsevol d’elles, ja sigui la catòlica (que deu n’hi do)i derivades, Protestants, Luterans, Calvinistes, o dels Islamistes(aquests em foten pànic, ells i els seus fanatismes) i els Jueus i els seus rituals …..uff i les que em deixo
    El millor “Milagro” podria ser que desapareguessin totes.

    Molt t’acord amb tot el que dius
    Núria

  5. Jo si hi havia estat, i fins i tot des de la meva perspectiva de no-creient, crec que algun cop s’ha de veure. Es cert, es molt fort.

    Seen in my contacts’ photos. ( ?² )

  6. Creo que no eso que sea comercial la fe…. Me parece muy fuerte. Un saludo estrella, que tengas una buena semana.

  7. SOy de las que prefieren disfrutar de cada momento a soñar, trabajar a esperar un milagro, aceptar la realidad a vivir de ilusiones.Por eso no he ido a Lourdes ni iré. No encajaría en ese lugar y, por el respeto que siento por las esperanzas de quienes sí van, me sentiría incómoda entre ellos.
    Precisamente hoy mi hijo, con una minusvalia motora, ha podido caminar 2 kilómetros durante dos horas él sólo por la montaña. Lo he disfrutado cada segundo!
    Su fé en sí mismo, su trabajo, su constancia lo han hecho posible.

  8. me encanta el ambiente de esta foto, parece sacado de una película, triste, sobrio, profundo
    no he estado en Lourdes, debe ser especial


    Seen in my contacts’ photos. (?)

  9. Tampoco he estado en Lourdes, habra que ir, me gusta la perspectiva realizada y la pequeña explicación a pie de foto. Saludos. Enrique.

¿tienes algo que decir?