Y llegó la TDT

En realidad aquí donde vivo hace tiempo que llegó, a todas partes, salvo a la vieja tele de mi habitación. A pesar de que su principal uso es la siesta de los sábados hoy mi marido y yo hemos ido a buscar un aparatejo de esos para poder sintonizar la TDT.
Esto es una tontería, vas a andar con dos mandos y la tele ya es vieja
El razomiento de mi marido apoyado porque estamos a día 6 y por el enorme cartel GRAN OFERTA, que había justo encima, han propiciado la jubilación inmediata de mi vieja Sanyo
En parte por la novedad y en parte por el tiempo que he necesitado para aclararme con el manual que para mi que cada día los hacen más complicados solo para fastidiar, total que entre unas cosas y otras hoy he visto más tele que en dos semanas. Y entre tanto “qmenu” y “mark fave” me he tragado un buen montón de anuncios como este.

Es tal la avalancha de anuncios de este tipo que el otro día mi hija me preguntó con cierta cara de preocupación.
Mama, tu tienes pérdidas.
si, claro hoy he perdido las llaves del candado de la bici.
Mama! pérdidas de orina.
eh? No. no hija no.
Y la abuela?
Nena que la abuela murió de alzheimer a los 87 y ella no es que tuviera pérdidas es que no sabía ni encontrar el servicio.

No me extraña que mi hija estuviera preocupada porque desde aquellos primeros anuncios protagonizados por Concha Velasco hasta ahora la franja de edad de las supuestas consumidoras de este tipo de productos ha bajado considerablemente.

Yo creo que el problema es como siempre del márketing.

A ver Manolo necesito que haga un estudio de mercado.
Si señor director
Hay que averiguar cuantas mujeres sufren pérdidas de orina y a partir de que edad.
Si señor director
Y esmérese que nos puede caer una cuenta de cojones.
Si señor y por donde empiezo
Coño pues preguntando
Y Manolo se puso a la faena
Mama!
Hola hijo cuanto tiempo sin llamarme caulquier día me muero y no te enteras
Si verás mamá, es que necesito preguntarte una cosita
Dime hijo
Tú tienes pérdidas de orina? y desde cuando?
¡¿Qué?! ¿Me llamas para eso? La madre que te …
Idéntico o parecido resultado obtuvo de tía Mercedes y Tía Ángeles, porque con la abuela para estas cosas ya no se podía contar.
Intentando recoger el mayor número de datos Manolo encaminó su estudio hacia los expertos y mientras a Anna le ponían la epidural el preguntó a la ginecóloga
Perdone, pero ¿podría decirme si es muy alta la incidencia de las pérdidas de orina entre las mujeres y a partir de qué edad?
¿Pero? usted está bien de la cabeza. ¡Salga de aquí inmediatamente!
Después de meditarlo un rato y de pedir excusas a la camarera
Será marrano
Claro – pensó – cómo van a responder. Nadie con un mínimo de dignidad reconoce que va meándose por la calle.
Este razonamiento unido a principios fundamentales mundialmente aceptados como: “Quien calla otorga” le llevó a la conclusión de que en este caso la negación era afirmación, con lo cual salvo las niñas de pañales todas las mujeres ya fuera por unas risas; por estornudos o por toses todas absolutamente todas, siempre según él, nos meamos encima.

A partir de aquí y ante semejantes resultados los fabricantes se lanzan a producir compresas que luego hay que vender. Pues sí tenía razón el Señor Director porque al fin debió caerles una cuenta  de cojones.

Yo ya entiendo que el sueño de los propietarios de Ausonia, por citar solo una marca, sea que las mujeres nos pasamos la vida entera llevando un paquete en las bragas o el tanga. Pues despiértense, que no, que la inmensa mayoría de las mujeres, también las que ya tenemos más de un hervor, aunque hayamos sido madres en repetidas ocasiones aun no formamos parte de su publico objetivo.

Por cierto la tele funciona muy bien lo que no sé aun es que utilidad tiene poder ver tantos canales.

¿tienes algo que decir?