Espaguettis para Júlia

Voy a a tener que ponerme en serio con lo de las recetas de cocina, so pena de que los dos hijos que se han independizado regresen. En realidad irse, lo que se dice irse no se han ido, porque día sí y día también vienen a comer a casa y cuando no vienen llaman por teléfono. Ayer mi hijo el mediano alias “el informatico” cocinó el pato, el famoso pato que tanto gusta a mi cuñado. Y al parecer la cosa resultó bien. Bueno pues, siguiendo en mi línea de “cocina para mis hijos” ahí van los espaguettis para Júlia que es la más los disfruta, los demás también pero ella más.

Para hacerlos se necesitan:

Espaguettis, claro.

champiñones (los podéis coger de esos que ya vienen laminados, menos trabajo que tendréis)

Bacon, o jamon dulce o jamón serrano (si ponéis jamon serrano ¡ojo! con la sal)

y “mi perejil”.

Lo llamo así porque esa es la forma más habitual de encontrar el perejil en mi casa.

Así

En un bote de 1 litro de capacidad se echa  el perejil, solo las hojas y los tallos finos.

Sin apretar, esto debe ocupar casi todo el bote. Añado una cucharadita de sal, unos granos de pimienta (4 o 5) y  un diente de ajo.
Lo cubro con aceite y lo trituro con un Minipimer:
Acabo de rellenar el bote con más aceite  pa y listo.
En la nevera aguanta mucho tiempo y sirve para todo, ra pescado, carne y por supuesto pasta.

Lo de cocer los espaguettis, a estas alturas no creo que precise muchas explicaciones, así que vamos a la salsa.

Se empieza con el bacon, jamon, lo que sea (nunca chorizo).

Se pone en una sarten, a fuego medio y se hace muy bien hasta que esté dorado, eso toma un ratito, pero vamos tampoco nada del otro mundo.

Se le añaden los champiñones.

Cortados a láminas. Ojo, no lo mováis mucho o se os romperan. Los champiñones sueltan agua, bueno pues cuando la hayan soltado y se haya evaporada, será el momento de añadír una, dos o tres cucharadas del preparado de perejil.

Se prueba de sal, se echa sobre los espaguettis y listos.

Agotador francamente agotador.

Para que parezca más importante le vamos a poner música que siempre queda más culto y así mis amigos operófilos no se enfadan tanto cuando me da por la cocina. Como la cosa va de pasta hay que buscar algo que suene a pasta, por ejemplo Rossini y para interpretarlo pues nada mejor que un gran comedor de pasta Pavarotti.
Ay! Luciano, Cómo se te añora.

4 Comments



  1. Me gusta, lo probaré….. pero haga lo que haga, siguen viniendo a comer a casa o se llevan el tupper!

  2. Gracias!!! Los haré, pero tendré que buscar una alternativa al bacon…hay quien no come carne, ni jamón.

Do you have something to comment?