Photoshop disaster

Hace poco fue el aniversario de la Reina Doña Sofia, llegados a este punto del post mi hermano ya ha abierto G-mail i me está escribiendo un e-mail que más o menos dirá esto … encima de maruja monárquica …
Hombre tampoco es eso. Una vez coincidí con el Rey en bar del pueblo, el hombre estaba la mar de feliz zampándose unas butifarras. La verdad es que lo último que pensé en tan regio momento fue abalanzarme sobre él, para pedirle un autógrafo, o improvisar un “besamanos”. Además creo que los de la mesa de al lado no me hubieran dejado.
Bueno a lo que iba, la Reina ha cumplido 70 años, muy bien llevados dicho sea de paso. Estos reyes de aquí no tienen nada que ver con los de inglaterra,  los nuestros son como más apañados, campechanos se suele decir.
La reina más que campechana es “una mujer de lo más normal” al menos eso es lo que estos últimos días no se han cansado de decir esos que se dedican a la prensa rosa.
Hombre no exageremos que normal lo que se dice normal una reina no lo puede ser, porque si lo fuera qué gracia tendría ser reina.
Los que dicen eso, por normal entienden una persona que habla con la gente, eso lo hago yo cada día y no salgo en el hola; que juega con sus nietos, eso no lo hago porque no tengo nietos; saca fotos de la familia “con su propia cámara” remarcan ellas. Pues faltaría más.
Al parecer a la mujer le gusta hacer fotos pero si para mi suegra ya resulta complicado hacer una foto de todos sus nietos imagínate para la pobre Sofía.

Total que el año 2005 a la mujer “la mar de sencilla” se le ocurrió sentarse ante el ordenador y practicar con el photoshop. Total que hizo un montaje que dió 30 veces la vuelta, no sé si al mundo, pero si por las pantallas de los televisores de toda España. Y es que eso del Photoshop es como todo requiere su práctica. Ella lo hizo como novata, real novata, pero novata  al fin y al cabo y la cosa quedó un poco triste.
Pero ella no es la  única que la pifia con Photoshop, también lo hacen los profesionales  que  a veces olvidan cosas tan evidentes como que las modelos tienen dos brazos o las proporciones de el cuerpo humano, me refiero a que la distancia entre el ombligo y la punta del pie nunca puede ser tres veces superior a la que separa el mismo ombligo de la coronilla.
Si queréis ver algunos de esos Disasters, los encontraréis en Photoshop Disasters.

Hasta mañana.

La foto de arriba la he sacado de Photoshop Disasters y la otra está en todas partes.

Comments are closed, but trackbacks and pingbacks are open.