¿Me habré muerto?

Hace un año por estas fechas mirábamos al cielo con la esperanza de ver caer aunque solo fuera una gota de agua. La sequía se prolongó hasta el mes de abril, pero en pocas semanas se llenaron los pantanos. Nada especial por más que en la televisión lo vendieran como el anuncio del fin del mundo. Esto es el Mediterráneo y el clima Mediterráneo tiene estas cosas, como dice la frase “en este país no sabe llover”. Pues al parecer ha aprendido, porque llevamos una semana que mi jardín parece un barrizal y la casa tres cuartos de lo mismo, con los perros entrando y saliendo.

El sábado, aprovechando un claro entre tormenta y tormenta, me fui a la playa a ver si pillaba alguna ola decente, sí pero no. Las olas realmente estaban el domngo, después de toda la noche soplando de Levante que es viento que aquí trae la lluvia y el temporal. Pero a ver quién era el guapo que bajaba a la playa.

Las que seguro bajaron son Teresa y Conchita dos señoras con una edad lo bastante avanzada como para olvidarla.

Cada mañana haga sol llueva o nieve (eso aquí lo hace pocas veces) Teresa y Conchita salen a pasear por la playa  total unos 6 kilómetros desde El Masnou hasta Premiá ida y vuelta.

Teresa y Conchita suelen encontrarse en el bar, para Conchita un cortado con sacarina y para Teresa un carajillo (café con coñac).

Qué tal?… pregunta una, lo mismo da cuál de las dos sea. A partir de ahí hacen un inventario completo de sus múltiples achaques…. ¿y el juanete?… Fatal…. No sé porqué no te operas… Si, a mi edad voy a meterme en un quirófano porque sí; y  después la recuperación… pero mujer si total es cosa de tres o cuatro semanitas, eso pasa enseguida ……….. Pues por eso ...

Y es que el tiempo es como todo, según los ojos con que lo miras.

Cuando a los 18 recién cumplidos el señor de la autoescuela te dice … dentro de un par de meses podrás examinarte de teórica...  exclamabas… ¡Dos meses!…

Dos meses sobre 18 años es mucho, muchisimo tiempo, al menos eso parece. Exactamente igual que para Conchita esas tres o cuatro semanitas en proporción no a los años vividos sino a los que le restan por vivir.

... ¿y tú qué tal?... pregunta Conchita.

Pues muy bien la verdad .… responde Teresa apurando el carajillo …. esta mañana al despertarme no me dolía nada hasta me he preguntado. ¿me habré muerto?.

Hasta mañana.

1 comentario

¿tienes algo que decir?