“Grandes Almacenes El Siglo”

“Los Grandes almacenes El siglo han sido destruidos por un colosal incendio. Aquel popular comercio que, en plenas Ramblas, era un exponente de la potencialidad mercantil catalana, fue durante la jornada del domingo, pasto de las llamas, que consumieron en poco más de dos horas, lo que había sido logrado gracias al gigantesco esfuerzo de largos años y a un alto espíritu de empresa” LVE 27/12/1932.

Algunos quizá recuerden los almacenes el Siglo y puede que hasta les sorprenda que en la noticia anterior se hable de La Rambla y es que los almacenes El Siglo, los que yo recuerdo de cuando era pequeña , estaban  situados en la calle Pelayo, actualmente sus locales los ocupa la empresa C&A.

Pero la historia de esos almacenes empezó bastante antes.

El año 1881 Eduardo Conde, Ricardo Gómez y Pablo de Puerto crearon Conde, Puerto y compañía, una razón social dedicada al comercio minorista y que situó su sede en las plantas bajas del número 5 de la entonces llamada Rambla de los Estudios y de los números 10 y 12 de la Calle Xuclá.

En 1912 murió uno de los fundadores Pablo Puerto y la empresa pasó a llamarse Conde y compañia, en el año 1921 se convirtió en sociedad anónima bajo el nombre de “Grandes Almacenes el Siglo”, nombre que conservaria hasta su desaparición.

Cuando se produjo el gran incendio de El siglo, los almacenes ocupaban los números 3, 5 y 7 de la Rambla, 10, 12 y 14 de la calle Xuclá y el número 1 de la Plaza Bonsuccés.

Algunos datos de la época dan idea de la grandeza del establecimiento “6.000 lámparas incandescentes con una intensidad total de 500.000 bujías” No me pregunten qué quiere decir esto traducido a nuestro lenguaje de hoy, en cualquier caso muchas de lo que fueran.

Entre la tienda, almacenes y otros departamentos trabajaban allí 1.050 empleados a los que había que sumar el personal que trabajaba en los distintos talleres de confección que trabajaban para ellos, aproximadamente unos 600. Editaban 300.000 catálogos, al cabo del año repartían la friolera de 90.000 globos para alegría de sus pequeños clientes. 25 camiones cubrían su servicio de reparto a domicilio

Todo eso se convirtió en ceniza el día de Navidad de 1932. Justo cuando en las casas de los barceloneses se disponían a preparar la gran comida por excelencia, la comida de Navidad ,porque aquí en Catalunya, desde siempre el día grande de las fiestas ha sido la comida de Navidad , lo de celebrar la Nochebuena es tuna radición que trajo consigo la inmigración desde otros puntos de España.

La desaparición de “El Siglo” cambió la geografía de la ciudad. Los almacenes ocupaban desde la antigua Academia de Artes y Ciencias, (en la fotografía el edificio de las banderas, hoy en día allí se encuentra el teatro Poliorama) hasta el edificio de la Compañia de Tabacos de Filipinas que tras el incendio y con la prolongación de la calle Pintor Fortuny construye una nueva fachada lateral antes inexistente. La otra esquina la ocupó durante muchos años el Hotel Manila, hoy Meridien.

Enfrente, justo enfrente està el Palau Moia del que ya hablé días atrás.

Hasta mañana.

Comments are closed, but trackbacks and pingbacks are open.