No hay mal que ….

Muchas veces me dicen… ¿de donde sacas tiempo para hacer tantas cosas?… Pues la respuesta es muy simple dejando de hacer otras. Por ejemplo la chaqueta de la fotografia que empecé allá por el mes de abril con la intención de usarla este verano con el top a juego, el top lo acabé en junio, pero la chaqueta se quedo atrancada hasta esta semana en que por fin la acabé. Eso de hacer punto es una actividad que había quedado aparcada hace años, pero como sea que lo del punto de cruz escapa a mis actuales capacidades visuales y que mi hija nada todo el día a vueltas con sus ganchillos y sus lanas, total que me he reenganchado. El gorrito de encima lo empecé y el jueves y lo terminé el viernes, he empezado una bufanda a juego (echa con restos de la chaqueta y el top)  debo andar por los 60 centímetros.

También el jueves cogí el taladro y por fin emparré el jazmín de mi ventana y ya puestos también el de la cocina. Y… ¡Oh Milagro! colgué los cuadros que mi hijo llevaba reclamando desde hace meses (he de aclarar que mi niño tiene 23 años edad más que suficiente para asumir estos menesteres pero al parecer su religión se lo impide).

Como ya estaba metida en ello, el viernes les di un repaso a las sillas de la cocina, son de Ikea y ya se sabe que de tanto en tanto hay que apretarles los tornillos, ordené una parte del sótano, no todo porque sería demasiado y pasé el aspirador a mi coche. Si ya sé que hay gente que lo hace cada semana, pero yo que soy muy respetuosa con la fauna salvaje espero a que las arañas que viven en el maletero acaben la crianza de sus retoños para aspirarlas.

Pasé la lijadora a las maderas de la cocina; les dí aceite, arreglé la puerta del baño, engrasasé todas las bisagras, limpié el congelador, arreglé los bajos de tres pantalones, dos cremalleras y cosí, creo que unos 20 botones.  Puse un poco de orden en los altillos de mi armario, hice compota de melocotón y una empanada gallega.

Hoy mi niño esperaba que le colgase una estanteria para su colección de cosas raras pero resulta que ya tengo ADSL, así que su estantería y mi bufanda tendrán que esperar mejores tiempos.