Me lo temía

Pues menuda no se ha liado con lo de la Pantoja, me refiero a ponerla en la web. De esta estoy condenada a los infiernos operísticos de por vida. Los hay que me han tachado directamente de apostata. Algunos, los más inquietantes, no han hecho comentario alguno, lo que resulta aun más preocupante. Uno muy sibilino se ha limitado a enviarme un mail con el siguiente texto: ¡Puagh!. Los ha habido, aparentemente más tolerantes, que estaban dispuestos a perdonarme semejante desliz, pero cuando han visto que habia incluido no uno sino dos vídeos. Bueno, mejor no lo explico.

La que está más feliz que unas pascuas es Encarnita que desde su trastienda está conectada al mundo mundial y por supuesto a cualquier cosa que hable de su Isabel, porque para ella es “mi Isabel”. Total que ya me ha emplazado para una merienda.

De todo esto he sacado dos cosas en claro, la primera es que este fin de semana, entre las comilonas familiares y Tanhausser (me toca el domingo) intentaré sacar tiempo para buscar alguna extensión de Joomla que me permita abrir “Comentarios”, y segundo que, cómo sospechaba, cante o no cante, Isabel Pantoja tiene tirón.

Desde que sigo mis “audiencias” con el Google analytics, solo había tenido un tirón comparable fuecuando publique el articulito sobre Rolando Villazón, no tanto por Villazón cómo por mi amiga Maria José que tiene tanto o más tirón que la mismisima Pantoja.

No sé yo qué dirá por establecer este paralelismo, pero los números cantan.

Hasta mañana.